El objetivo de esta entrada es visibilizar más el papel de los archivos musicales, pues aún hoy día persiste la idea de que los postulados teórico-metodológicos de la Archivística únicamente se aplican a los documentos de la Administración Pública. Y mucho más alejado de esta realidad, hay múltiples archivos especializados en todos los ámbitos y contextos (empresas, museos, particulares,…) y en todos ellos igualmente necesarios.

 

Conceptualización

Un archivo, siguiendo la definición del Consejo Internacional de Archivos1, se define como un conjunto de documentos sean cuales sean su fecha, su forma y su soporte material, producidos o recibidos por toda persona física o moral, y por todo servicio u organismo público o privado, en el ejercicio de su actividad, y son, conservados por sus creadores o por sus sucesores para sus propias necesidades, y trasmitidos a la institución de archivos competente en razón de su valor archivístico.

En este sentido, un archivo musical es una unidad informativa donde se organiza, custodia, administra y conserva la música escrita o audiovisual de un país, región, grupo musical o persona con el fin de facilitarla y perpetuarla a través del tiempo.2

 

En cuanto a la tipología documental, en el archivo de una institución o autor musical podremos encontrar la siguiente documentación:

Y también otros documentos producidos en el ejercicio de sus actividades:

  • Correspondencia
  • Contratos
  • Expedientes de provisión (…)

En el terreno del patrimonio musical se tiende a tergiversar el concepto de archivo, con otros tales como fonoteca, centro de documentación o biblioteca. Una clara distinción entre ellos es que el primero, se genera en el ejercicio de la gestión de una persona o institución, mientras que los segundos obedecen a la voluntad de reunir ciertos materiales que aportan información.

 

Un poco de historia

Los archivos musicales que han llegado hasta nuestros son días pertenecen sobre todo a instituciones eclesiásticas y a la nobleza o monarquía. También nos constan otros más recientes de autores, corales, agrupaciones musicales, entre otras.

Las primeras noticias que se tienen de los archivos musicales es en el periodo de la Edad Media. Entonces, se agrupaba la documentación musical en los códices para el canto gregoriano, y normalmente se ubicaban en grandes arcas o alacenas de la capilla, sala capitular o sacristía, ya que quien la custodiaba era el propio tesorero.

Es en el siglo XVI cuando se van desarrollando las capillas de música, y la custodia de los fondos de esta tipología se encomendarán a los maestros de capilla. De manera, que en la Edad Moderna se puede decir que las capillas musicales tienen sus propios archivos separados del resto de documentación capitular, y por ello, van consolidándose los archivos.

Si hablamos de catalogación y descripción, tendremos que esperar hasta mitad del siglo XX. Es en ese momento cuando se intenta recopilar toda esta documentación aglutinada durante los siglos anteriores para ponerla a disposición de la investigación. La nueva documentación, también sigue este proceso de descripción para mayor facilidad en la ubicación y recuperación de los fondos.

 

Antaña organización

En el pasado, se hacía coincidir la organización de un archivo (en los inventarios, guías,…) con su instalación física. Los criterios de organización solían atender al tipo de música, ya sea monódica o polifónica, y a su formato. Así, habría: libros corales (canto gregoriano), obras en papeles sueltos y libros de canto de órgano.

Otro criterio de organización utilizado era por géneros litúrgicos: misas, horas del oficio divino, villancicos, salmos, etc.

De cualquier forma, y como ya hemos comentado, es a partir del siglo XX cuando se inicia este proceso de investigar los archivos musicales. Es por ello que se pudo recabar buena parte del patrimonio musical, sin embargo, y dados los vaivenes de las diferentes épocas, las condiciones ambientales, biológicas, …buena parte de la documentación no ha podido llegar hasta entonces, bien por su destrucción o porque se perdió el orden originario de la serie documental.

De forma más ilustrativa exponemos a continuación la clasificación por géneros litúrgicos que seguían algunas catedrales.

Fuente: El archivo de los sonidos: la gestión de fondos musicales (ACAL). Elaboración: propia.

 

Organización actual

La organización Archivística parte de dos principios generales: el principio de procedencia de los archivos, por el que se respetará el origen de los fondos de la institución de procedencia y no se mezclará con los fondos de otras. Y un segundo principio establece que se debe conservar la organización establecida por el organismo productor.

Dicho lo anterior, y a modo de ejemplo, exponemos una infografía con las principales pautas para elaborar un archivo musical.

Vemos que en general, sigue unas pautas muy parecidas a la organización de cualquier otro tipo de archivo, sin embargo, creemos que es necesario estudiar sus particularidades, tanto para garantizar la custodia de la documentación, como para su posterior localización inequívoca.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Si tienes cualquier cuestión o sugerencia, no dudes en dejar tu comentario o escribir a info@universoescrito.com

 

 

Bibliografía:

Cruz Mundet, J. R. (1994). Manual de archivística. Madrid: Fundación Germán Sanchez Ruipérez.

Cabezas Bolaños, E. (2005). La organización de archivos musicales, marco conceptual, Información, cultura y sociedad, 13, 81-99. Recuperado de: http://www.accessmylibrary.com/coms2/summary_0286-32058045_ITM

Gómez González, P. J. et al. (eds.). (2008). El archivo de los sonidos: la gestión de fondos musicales. Salamanca: Asociación de Archiveros de Castilla y León (ACAL).

Archivos musicales: entre partituras y audiovisuales
Etiquetado en:    

Un pensamiento en “Archivos musicales: entre partituras y audiovisuales

  • 26 julio, 2019 a las 2:40 pm
    Enlace permanente

    No imaginaria el trabajo que hay detrás de los archivos musicales!! Una entrada muy interesante Gracias!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies