El club de lectura paso a paso

5 Dic

¿Sabemos cuál es el punto de partida para iniciar un club de lectura? ¿cómo elegimos los títulos a leer? ¿cuántos miembros debe tener? Sigue leyendo si te resulta de interés porque en esta publicación tratamos de dar respuesta a esas y otras muchas cuestiones derivadas de la creación y gestión de un club de lectura.

 

Punto de partida

¿Qué entendemos por club de lectura? Se trata de una agrupación de personas que se unen periódicamente con la finalidad de comentar un mismo título leído de antemano.

Y lo que es más, un club de este tipo no se crea de manera forzada, más bien se genera a partir de una demanda, o quizás una necesidad: grandes lectores en una biblioteca pública o en una librería, un grupo de amigos con inquietudes literarias,…

Cuestiones a considerar previas a su creación

El tipo de club de lectura viene definido en gran medida por el tipo de lectores y lectoras que lo integran, pero también por el tipo de libros que leen. De esta forma podemos diferenciar los siguientes:

Fuente: elaboración propia.

Lo anterior va a determinar cómo enfocar las reuniones, a qué público te vas a dirigir, qué tipo de lecturas escoger, y muchos otros asuntos. Por ejemplo, no es lo mismo un club de lectura infantil, que se realizará dentro de franjas horarias en las que los y las integrantes no tengan colegio, que las reuniones para personas mayores, que podrá realizarse fácilmente en horario matutino.

 

¿Qué necesitamos para ponerlo en marcha?

Básicamente tres cosas: lectores, libros y un lugar de reunión. Ahora, vamos a ir desgranando estos elementos.

1. Lectores

Los correcta selección de los lectores viene dada por la perfecta delimitación del tipo de lector integrante del club. Para ello, hay que hacer uso de las diferentes herramientas para llegar a nuestros lectores: redes sociales, cartelería, el boca a boca… Se recomienda un máximo de 20 integrantes.

Sería conveniente crear una normativa interna que contemple cuestiones como: dinámica de las reuniones, periodicidad, consecuencia de las ausencias reiteradas, duración de las intervenciones, y cualquier otra aclaración que se considere necesaria.

En paralelo a la entrega de la normativa a aquellas personas interesadas, se facilitará también el formulario de inscripción. Dejamos un modelo a continuación.

Fuente: elaboración propia.
2. Libros

Los lectores ya los tenemos, pero debemos contar con que cada lector debe tener su ejemplar para poder leerlo antes de la reunión. Si es un club de lectura privado, cada uno comprará su ejemplar, pero si público, caso de los clubs de lectura de las bibliotecas, normalmente es la institución la que gestiona el suministro de los ejemplares a todos los componentes. Sin embargo no es problema, ya que existen redes de bibliotecas con posibilidad de préstamo de lotes de lectura. Dejamos en la siguiente imagen el préstamo de la Comunidad Valenciana.

Fuente: https://xlpv.gva.es/cginet-bin/abnetop/O7664/ID79f1d3be?ACC=101#

Además, las mismas instituciones pueden destinar parte de su presupuesto para la compra de títulos para el club de lectura. Es decir, se pueden adquirir 20 ejemplares de X título, lo que nos puede llevar a pensar que después de su lectura quedarían sin uso. No obstante no sucede así, ya que incorporaríamos este lote al mismo circuito de préstamo de clubs de lectura que veíamos en la imagen anterior.

En cambio, si el club de lectura es privado y no tenemos la posibilidad de adquirir el ejemplar a leer, existen otras opciones:

Buscar el libro en bibliotecas públicas.

Navegar en eBiblio y tal vez encontrar el libro en formato digital.

 

3. El lugar de reunión

Si hablamos de clubs de lectura públicos, caso de una biblioteca, puede ser en sus dependencias, si es en una librería, en algún espacio de la misma, y en clubs particulares, en domicilios, espacios públicos reservados,…

La imaginación en este caso es un gran aliado y podemos buscar espacios atípicos. Desde zonas exteriores como parques a salas de museos. Siempre suelen ser bienvenidas las personas que van a hablar de libros y lecturas.

El moderador, ¿esencial?

Sí, si hablamos de reuniones de más de tres personas. Es necesario para coordinar a los asistentes, el suministro de los libros y para organizar la logística y dinámica de la reunión.

Por lo general, la moderadora suele ser la persona que ha creado el club, pero en algunos casos esta figura es rotativa y pasa de un miembro a otro en cada reunión.

 

La elección de las lecturas

Es un tema complicado, ya que el mismo título nunca suele gustar a todo el mundo. Al final, estamos ante una agrupación sostenida con pilares democráticos y lo mejor es que sean los propios miembros del club quienes voten qué quieren leer. La persona moderadora puede proponer varios títulos y que sean los integrantes los que escojan.

La elección de las lecturas va ligada al uso de la tecnología en este tipo de grupos. Se puede proponer en la reunión inicial qué canales de comunicación quieren tener: teléfono, grupo de Facebook, canal de Telegram, grupo de Whatsapp,… las opciones son muy variadas y en todas ellas está la opción de lanzar encuestas, donde se pueden seleccionar las lecturas a leer, emitir recordatorios, compartir información, etc.

De hecho, y ahí no hemos entrado, hay clubs de lectura que directamente están gestionados de forma virtual y funcionan desde hace años. Es el caso del Club de Lectura Virtual del Instituto Cervantes y Quelibroleo. También hay otros clubs en redes como Instagram o Telegram.

Hasta aquí la publicación. Si te ha resultado interesante, seguramente también te guste esta otra publicación sobre las 12 razones que señalan la importancia de la biblioteca escolar. Y ante cualquier cuestión o sugerencia no dudes en ponerte en contacto a través de comentarios o escribiendo a info@universoescrito.com

 

Bibliografía

Asociación El libro de los clubes. (2013). Pautas de lectura compartida: planificación, creación y desarrollo de un club de lectura. Disponible en: https://hdl.handle.net/10421/6981 

García Perea, R. (2018). Manual del club de lectura: cómo crear y gestionar un club de lectura dinámico y perdurable. Editorial Berenice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.