Hay diversos reyes que llevaron a cabo grandes campañas para fomentar la intelectualidad entre la población, un claro ejemplo de ello es el rey castellano Alfonso X el Sabio. No obstante, debemos remontarnos cuatro siglos antes de dicho reinado para hablar de lo que nos acontece en esta entrada.

A finales del siglo VIII, el ambiente en Europa estaba muy crispado debido a las guerras que tenían lugar para reunificar los antiguos territorios romanos. Carlomagno fue el rey que llevó a cabo estas campañas, que desembocaron en la fundación del Imperio Carolingio, y que más tarde fue el Sacro Imperio Romano Germánico.

Desde principios del siglo XIII, el Reino Franco (tutelado por antecesores de Carlomagno), se encontraba en un proceso de reconstrucción, a nivel religioso, cultural y militar. Cuando llegó al trono Carlomagno y se vio con innumerables territorios bajo su poder, se percató de que necesitaba instrucciones escritas para plasmar leyes y normas referentes a la política y administración.

El Emperador Carlomagno.

La alfabetización como una necesidad

Es por ello que, siendo consciente de la incultura de la sociedad decidió recuperar la cultura de tiempos pasados para poder administrar sus dominios. De esta forma, hizo llamar a eruditos de la época a la Academia Palatina (escuela fundada por el Rey en Aquisgrán durante el Renacimiento Carolingio). Eruditos de la talla de Alcuino de York, el poeta español Teodulfo, historiadores como Pedro Diácono y Eginardo y al teólogo Rabano Mauro, quienes aportaron conocimientos de litúrgica, patrística y de autores paganos como Virgilio.

Convirtiéndose Carlomagno en un verdadero bibliófilo, instó a los clérigos a profundizar en el estudio de las letras, a enseñar gramática y música, e incluso a traducir credos y oraciones a lenguas vernáculas. Esto último fue un auténtico avance, ya que, en los siglos posteriores a la caída del Imperio Romano, el conocimiento estaba ligado exclusivamente al latín, y por lo tanto, solamente clases nobiliarias y eclesiásticas (sobre todo estos últimos) tenían acceso a la lectura e interpretación de los textos.

 

Renacimiento Carolingio

Por todo lo anteriormente mencionado, entendemos que estos últimos años de reinado y vida de Carlomagno coinciden con el impulso de las artes y las letras: se iluminan códices, se realizan obras de orfebrería y eboraria, se producen mayores cantidades de libros seculares, sobre crónicas de diferentes pueblos, antologías de poetas romanos y griegos. También obras para estudiar leyes civiles y canónicas, teología, medicina, prosa, retórica, verso, agricultura y agrimensura. Además, muchos aristócratas y hombres de la cúspide del clero crearon sus propias bibliotecas privadas.

Se dio tal demanda de lectura de libros que, había ocasiones en la que se prestaban los mismos, siempre a cambio de tener un aval (tal vez otro libro u otra cosa de valor) que garantizara la devolución del libro prestado.

Para más inri, durante el llamado Renacimiento Carolingio y acompañando al renacimiento cultural e intelectual de la época, surgió también una tipografía que se convirtió en la estándar entre los siglos VIII y XII, la llamada Escritura Carolina o Carolingia, que podemos ver en la siguiente imagen plasmada en un Codex del siglo XII.

 

Fragmento del Codex Calixtinus, realizado entre 1160 y 1180.

 

Con el paso de los años la demanda de conocimiento creció y cada vez eran más los nobles y la creciente clase mercantil que acudían a los conventos y las nuevas catedrales a instruirse, sobre todo en cuestiones de medicina, leyes y lenguaje. Tal cual iban creciendo las ciudades y el comercio, se fueron necesitando más funcionares y administradores instruidos.

Pese a todo ello, no podemos olvidar que, desde finales del siglo VII hasta bien entrado el XI, la escritura está circunscrita al ámbito eclesiástico, y solamente tendrán acceso al mismo las altas clases sociales. No podemos, sin embargo, dejar de reconocer el fomento de la erudición que desarrolló Carlomagno, pero tendremos que esperar hasta los siglos XII-XIII cuando, con la escrituración de las lenguas vulgares y la creación de las universidades, se generaliza la alfabetización de los laicos.

 

Y hasta aquí la entrada de hoy. Ante cualquier sugerencia o comentario, no dudéis en escribir en la parte de abajo, o enviar un e-mail directamente a info@universoescrito.com

 

Bibliografía:

Biografía del Emperador Carlomagno. Disponible en: https://www.arteguias.com/biografia/carlomagno.htm

Imperio Carolingio. Disponible en: https://mihistoriauniversal.com/edad-media/imperio-carolingio/

El rey que fomentó la erudición en una época de incultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies