Los libros encadenados: de la Edad Media hasta hoy

¿Conocéis alguna biblioteca como la que mostramos en la fotografía? ¿habéis visitado alguna? En la siguiente entrada veremos qué son los libros encadenados, cuándo se crearon las bibliotecas que los albergaban, y las que todavía siguen funcionando como tal actualmente.

Biblioteca de la Catedral de Wells. Fuente: Wikimedia Commons.

 

Pongámonos en contexto: en el siglo XIII se habían establecido universidades en muchas catedrales, todas ellas ubicadas en las ciudades que poco a poco iban floreciendo en Europa. En Francia, por ejemplo, se crearon universidades en Reims, Chartres y Orleans. Y, lo que es más, cada una iba destacando en diferentes disciplinas: la escuela catedralicia de París, fue pronto reconocida por sus estudios en Teología, la de Bolonia, renombrada en Derecho, y la de Salerno, en Medicina.

Como consecuencia de la creación de las universidades surgió una gran demanda de lectura de manuales y otros textos para el estudio y, de hecho, a finales del siglo XIV ya se habían creado en Europa más de setenta y cinco universidades, cada una de ellas con su propia biblioteca1.

Es importante tener en cuenta que todavía no se había inventado la imprenta, por lo que los libros eran un bien relativamente escaso, lo cual los hacía muy valiosos. En muchos casos eran incluso un bien de lujo. Es por ello que los bibliotecarios debían proteger los libros de los posibles robos y por eso decidieron sujetarlos a los armarios y estanterías con cadenas, de ahí el nombre de libros encadenados o libros con cadenas. Esta práctica se popularizó en las bibliotecas de toda Europa, pues constituyó una forma muy efectiva para evitar los robos.

 

Aunque con el tiempo esta práctica cayó en desuso, actualmente todavía hay bibliotecas con libros encadenados. Algunos ejemplos:

Biblioteca Malatestiana, en Cesena. De 1454, siendo además la primera biblioteca pública de Europa.

Biblioteca Malatestiana. Fuente: Wikimedia Commons.

Biblioteca de la Catedral de Wells, del siglo XV. (Se corresponde con la primera imagen que mostramos en esta entrada).

– La biblioteca encadenada más grande del mundo se encuentra en la Catedral Hereford, en el Reino Unido. Podéis ver este vídeo de la BBC sobre esta exclusiva biblioteca.

 

Bibliografía

  1. Murray, Stuart A. P. (2014). Bibliotecas, una historia ilustrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.