¿Por qué fueron censurados estos autores por la Inquisición?

El Índice de libros prohibidos de la Inquisición española es la relación de libros cuya lectura y difusión estaba prohibida en toda la geografía de la Monarquía Hispánica. Esta herramienta de censura tiene sus orígenes en el Índex librorum prohibitorum, obra con el listado de obras que la Iglesia católica determinó que los católicos no estaban autorizados a leer, siendo considerados perniciosos para la fe. 

En España, los primeros pasos que dio la Inquisición se remontan al 1477, cuando los Reyes Católicos toman consciencia de la cuestión judía al visitar Sevilla, y fue en noviembre del siguiente año cuando el Papa Sixto IV extendió la bula “Exigit sincerae devotionis”, a través de la cual concedía a los Reyes Católicos la potestad de elegir a dos o tres eclesiásticos dominicos para ejercer como inquisidores y terminar así con los judaizantes.

Este fue el propósito inicial y la causa de su instauración, sin embargo, con el paso de los años la Inquisición extendió su contundente actividad a otras categorías de heterodoxos, así como a fenómenos de “brujería” y comportamientos considerados desviantes (blasfemia, pederastia, fornicación, bigamia, …). Leer cualquiera de los libros prohibidos implicaba que la persona o personas descubiertas tendrían que enfrentar los cargos ante la Inquisición. La mayoría de los castigos traían consigo la excomunión mayor, es decir, la expulsión del cristianismo, además del resto de implicaciones que traía consigo el castigo.

Con lo cual, en el siglo XV se inicia un largo periodo de censura que tiene su origen en la instauración de la Inquisición y se dilata hasta el año 1813, cuando su abolición fue aprobada en el marco de las Cortes de Cádiz. Fernando VII la restaura de nuevo en 1814, y su abolición definitiva no se produce hasta 1834.

A lo largo de todo este periodo, fue reeditado, corregido y ampliado en 1559, 1583-84, 1612, 1632, 1640, 1667, 1707, 1747 y 1790.

¿Y qué autores fueron censurados por la Inquisición Española?

Erasmo de Róterdam (1466-1536)

En la primera edición del Índice en 1559 había 700 libros prohibidos, y entre ellos, diversas obras de Erasmo de Róterdam. El reconocido humanista neerlandés escribió obras de crítica a la teología escolástica, y también a la propia Iglesia, las cuales fueron consideradas un vehículo de aproximación a las herejías protestantes. Esto lo condujo a ganarse tanto seguidores como enemistades, y prueba de ello la encontramos con sus repetidas apariciones en este índice.

 

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades (siglo XVI) 

De autor desconocido, esta novela picaresca cosechó un gran éxito en su época: cuatro ediciones en castellano y siete traducciones en francés antes de finalizar el siglo XVII. No obstante, en España se censuraron varios tratados (por ejemplo, el que Lazarillo sirve al buldero y asiste al desarrollo del timo) y no se publicó la obra íntegra hasta 1835, justo un año después de ser abolida la Inquisición. Un dato curioso es que el libro sobrevivió oculto tras paredes falsas en bibliotecas.

Galileo Galilei Linceo (1564-1642)

El astrónomo y filósofo italiano considerado padre de la física moderna constituye el paradigma de confrontación entre Iglesia y Ciencia. Desde sus primeros años, fue seguidor del sistema copernicano, y trabajó para probar el sistema heliocéntrico. Esto le garantizó muchos enemigos entre los partidarios de la teoría geocéntrica, hecho que solo hizo que acentuarse con la publicación de la obra Diálogo sobre los principales sistemas del mundo, lo que le llevó a ser sentenciado al arresto domiciliario de por vida.

 

Miguel de Cervantes (1547-1616)

Después de publicar la primera parte del Quijote y ya en vísperas de la segunda, la Santa Sede “invitó” a Cervantes a suprimir cierta parte, lo cual el escritor hizo sin dudar.

 

Fernando de Rojas (1470-1541)

La Celestina, atribuida a Fernando de Rojas se publicó a finales del siglo XV, cosechando gran éxito hasta que fue prohibido en 1792. Los moralistas desde un primer momento se echaron encima por considerar que la obra enseñaba a tener amores ilícitos, y en 1632 apareció por primera vez la obra en el Índice pero únicamente fue sometida a expurgo. En 1792 se tomó la decisión de prohibirla definitivamente.

 

En el anterior listado solamente hemos mostrado una mínima parte de todos los autores que fueron censurados, puesto que los libros han sido uno de los elementos que más han caído bajo el control de los censores. A fin de cuentas, los libros ayudan a transmitir ideas, amplian el saber, y ofrecen una visión diferente de las cosas.

También cabe decir que en esta entrada hemos hablado acerca de libros prohibidos por la Monarquía Española y la Iglesia Católica, pero en muchas otras ocasiones y contextos históricos se han censurado también otros libros: durante el franquismo en España, en la URSS, en la Alemania nazi, Emiratos Árabes, Corea del Norte, y se podría decir que en la mayoría de los países. E incluso recientemente han sido censurados aclamados títulos como El señor de las moscas (en EE.UU. y Canadá por mostrar la maldad humana y sexo explícito), Harry Potter y la piedra filosofal (en EE.UU., escuelas cristianas del Reino Unido y Emiratos Árabes por promover la brujería), o Los juegos del hambre (también en EE.UU. y en Tailandia por satanismo y ser antiétnico).

A fin de cuentas, muchas ideologías, sistemas políticos o religiones impuestas censuran aquellas obras que pueden hacer peligrar su dogma y, por lo tanto, su autoridad.

Sin más, hasta aquí la entrada de hoy. Si te ha gustado esta entrada, seguramente resulte de tu interés esta otra sobre la Quema de libros en la Guerra Civil española y la dictadura. Ante cualquier sugerencia, no dudes en dejar tu comentario más abajo, o escribir directamente a info@universoescrito.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.